Soufflé de queso

sufle de queso

En 1826 el escritor y gastrónomo francés Anthelme Brillat-Savarin, acuñó el término “souffleque” para dar nombre a una preparación culinaria confeccionada a base de claras de huevo batidas a punto de nieve y que una vez puesta al horno se infla. De hecho, el término proviene del participio pasado, “soufflé” (soplado, inflado) del verbo francés “souffler” que significa ‘soplar’ o ‘inflar’.
Los soufflés pueden realizarse dulces o saladas y de infinidad de sabores, aunque quizás sea el de queso el más famoso de los salados.
A continuación os facilitaremos una sencilla receta del soufflé de queso, que es ideal sobre todo para cenas con pocos comensales, ya que pese a que no se trata de una receta de elaboración compleja si requiere de una delicadeza que muchas veces es difícil de poner en prácticas cuando atendemos a muchos invitados.

Utensilios necesarios:

• Bowl grande.
• Cuenco o taza.
• Varillas.
• Cuchara sopera.
• Cucharon.
• Moldes de soufflé.
• Cazo u olla pequeña.
• Batidora con accesorio de varillas para montar las claras a punto de nieve. (si no tuviésemos servirían unas varillas de toda la vida mejor metálicas porque se hace más fuerza con ellas)

Ingredientes (para 2 o 3 soufflés):

• 40 gr. de mantequilla sin sal.
• 3 cucharadas soperas de harina.
• 2 huevos.
• 100 gr. de queso en virutas mezcla de edam, maasdam, emmental u gouda. Si no se tuviese de los tres el mejor para esta receta es el emmental.
• 100 ml de leche.
• Nuez moscada.
• Sal y pimienta.

Preparación:

1. Ponemos el horno a calentar al máximo. Mientras el horno alcanza su temperatura máxima prepararemos la receta.
2. En un primer lugar hacemos la bechamel:
2.1. Ponemos una olla a fuego medio y añadimos la mantequilla.
*Es importante que la mantequilla se derrita a fuego medio porque si no se quemaría y dejaría un sabor nada grato.
2.2. Una vez derretida la mantequilla añadimos la harina y la tostamos, realizando movimiento envolventes con ayuda de las varillas, tenemos que evitar que se pegue.
2.3. Poco a poco vamos incorporando la leche, la cual de estar a temperatura ambiente preferiblemente, ya que así, evitaremos la aparición de grumos. No debemos dejar de mover con las varillas de forma suave y envolvente, y a fuego lento ya que así evitaremos que la bechamel se nos pegue o genere grumos.
2.4. Una vez obtenemos una mezcla sin grumos y de espesor medio, incorporamos, sin dejar de mover envolventemente las varillas, el queso, un poco de nuez moscada y salpimentamos a gusto. Una vez obtenida una mezcla homogénea, apagamos el fuego y reservamos, tapando el cazo con papel film para que la bechamel no genere costra.

3. Separamos las yemas y las claras, usando para las claras el Foto 08-01-14 20 39 30bowl grande. Entonces Montamos las clara apunto de nieve. Es importante que queden muy duras ya que este es el secreto de que la receta salga bien.
4. Incorporamos a la bechamel las yemas y mezclamos bien con movimiento envolventes. Posteriormente incorporamos, con suavidad y movimiento envolvente, las claras montadas intentando que la mezcla no pierda aire.
5. Ponemos la mezcla en cada una de los moldes, llenándolos ¾ partes ya que subirá y no queremos que se desborde en el horno. Espolvoreamos un poco con nuez moscada por arriba.
6. Metemos los moldes al horno durante unos 10-15 minutos a 200º. Es importante no abrir el horno durante la preparación ya que si no corremos el riesgo que los soufflés no suban.

Print Friendly
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…